La humanización de la transformación digital centra la jornada “Salud y Tecnología” del Women 360º Congress
La humanización de la transformación digital centra la jornada “Salud y Tecnología” del Women 360º Congress
19 abril, 2018
Empresaria: invierta en humor
Empresaria: invierta en humor
9 mayo, 2018

Las infraestructuras del poder femenino en Catalunya I: la reflexión

Las infraestructuras del poder femenino en Catalunya I: la reflexión

Las infraestructuras del poder femenino en Catalunya I: la reflexión

“Añoro la civilización y quiero que me la devuelvan” Marilynne Robinson

La comunidad científica comparte una cuestión elemental ya demostrada para la evolución de nuestra civilización. “La vida es transferencia de información genética y conocimiento” Se dice que esto es lo que da sentido a nuestra existencia como seres vivos, desde la célula más insignificante al ecosistema vivo más complejo, todo es transferencia.

Hoy me siento osada y deseo…plantear una hipótesis. 

Imaginemos por un momento que el gran problema de la desigualdad o desigualdades existentes y persistentes en la sociedad global que somos se pudiera solucionar con un sencillo ejercicio de suma y multiplicación, a través de una estrategia “glolocal”.

“Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanas comprometidas puede cambiar el mundo. De hecho, sólo eso puede lograrlo” Margaret Mead

LA SUMA.

No es casualidad que las personas  ideólogas de los objetivos de la agenda 2030 de la ONU situaran la Igualdad como objetivo “eje” vertebrador e imprescindible para alcanzar el resto de los 17 objetivos de desarrollo sostenible del planeta.

Pongamos por caso que nos referimos a una Euroregión como Catalunya en el marco de un espacio como es la Unión Europea. Si sumáramos todos los “Instrumentos” que configuran, en mi humilde opinión” las infraestructuras (Espacios físicos y digitales, planes estratégicos, programas de acción, redes de actividad y recursos humanos y económicos) del poder femenino en Catalunya, seguramente obtendríamos una visión panorámica de las disfuncionalidades que impiden alcanzar la plena igualdad en esta eurozona, por cierto, una de las más desarrolladas social, cultural, democrática y económicamente del sur de Europa.

¡Sumémoslas!

En el ámbito de los programas y políticas públicas ¿Qué tenemos?

Una ley de Igualdad aprobada por mayoría “cualificada” en el Parlamento de Catalunya

Un Plan de Igualdad del Gobierno de Catalunya

Un Instituto catalán expresamente creado y dirigido a las mujeres, ICD

Una dirección general de Igualdad que depende del Departamento de Trabajo del Gobierno de Catalunya

Un Consejo Nacional de las mujeres catalanas, órgano colegiado de participación y consulta del ICD

Programas de Igualdad que se impulsan desde el mundo supralocal, a través de las 4 diputaciones y que tiene sintonía con las políticas de igualdad de los ayuntamientos.

Un centro de cultura dirigido a las mujeres, Francesca Bonnemaison, ubicado en Barcelona

Un portal llamado cerdadordeexpertes.cat dónde se encuentran registradas mujeres expertas y profesionales de diferentes sectores del mercado de trabajo, la empresa, el ámbito académico o la investigación…

Un observatorio de Igualdad que depende del Instituto catalán de las mujeres. Y los observatorios de Igualdad de las principales universidades públicas de Catalunya.

Una Agencia de desarrollo local del Ayuntamiento de Barcelona y que también realiza programas dirigidos hacia las mujeres, véase, la empresa municipal Barcelona Activa creada en el 1986.

Recientemente, he sabido de la creación de un programa formativo para mujeres profesionales del ámbito de la salud  para fomentar una mayor participación de estas mujeres en los espacios de responsabilidad en el sistema de salud pública.

….

En el ámbito privado, como programas impulsados por otros organismos (público-privados o privados)

El Observatorio Mujer, Economía y Empresa de la Cámara de Comercio de Barcelona que realiza estudios sobre la situación de la mujer en la economía y la empresa, y promover la participación de las mujeres en los ámbitos de decisión de las empresas, los consejos de administración de las mismas y la economía de Catalunya.

El indicador de desigualdades de género que cuenta con 22 indicadores que muestran el resultado de esas disfuncionalidades que perpetúan las desigualdades en Catalunya, de las que os hablaba antes.

La Base de datos de mujeres consejeras, una plataforma para encontrar mujeres con un alto nivel de preparación, susceptibles de poder formar parte de cualquier consejo de administración de empresas catalanas o de otras ciudades del mundo con sede en Catalunya.

….

 

Tejido asociativo y ong’s

Catalunya cuenta con un tejido asociativo con más de mil organizaciones impulsadas por mujeres y dirigidas a mujeres, distribuidas por todo el territorio y que abarcar múltiples ámbitos de actuación, la cultura, los derechos de las mujeres, la violencia de género, la igualdad, el deporte, la ecología….

La red de asociaciones de mujeres empresarias, profesionales y directivas que aglutina al tejido asociativo más importante, rico en talentos y dinámico que opera en Catalunya y está centrado en la formación, visibilidad y promoción, para la plena integración de las mujeres en los negocios, la alta dirección y la pequeña y mediana empresa.

Las comisiones o secciones específicas centradas en la mujer, en la mayoría de patronales y organizaciones empresariales que operan en Catalunya: Cámaras de Comercio, CECOT, Pimec, Foment del Treball, etc…También en el Cercle d’Economia de Barcelona y hasta en el Círculo Ecuestre de Barcelona.

En el ámbito académico y jurídico contamos con instrumentos valiosísimo, grupos de investigación, plataformas, organizaciones y asociaciones de mujeres, juristas, abogadas, juezas, periodistas, profesionales de la salud, psicólogas, pedagogas, tecnólogas, investigadoras o mujeres del mundo de la cultura, entre otras que constituyen un conglomerado de espacios de co-creación importantísimo y vital para la evolución de nuestra sociedad.

Propuestas como el Observatorio de Cultura de Género.

La Mostra Film Dones

Una potentísima red feminista que conforman las asociaciones, grupos y colectivos de reivindicación de los derechos y libertades de las mujeres en Catalunya y que se organizan entorno a espacio como por ejemplo, Ca la Dona o La Bonne, espacios de gestión de proyectos feministas en Barcelona.

Y una larga lista. Seguramente, me dejo muchas más, por no hablar de las mujeres del mundo rural y las mujeres del mar que están construyendo redes de apoyo y de visibilidad para reivindicar un espacio en estos sectores masculinizados, pero no quisiera alargarme en exceso.

Ahora convendría realizar otro ejercicio que comienza con una pregunta: ¿Cuántas de estas “infraestructuras” del poder femenino en Catalunya están alineadas, conectadas  entre sí y co-crean estrategias conjuntas para alcanzar objetivos comunes para todas las mujeres? Yo sé que muy pocas, si alguien piensa lo contrario le invito a que me lo demuestre. Estaré encantada de rectificar. Pero hoy digo que muy pocas, porque me baso en una constatación, “datos” inequívocos. La alarmante desigualdad persistente en Catalunya por décadas y que no mejora. Los indicadores de desigualdad de género de ODEE, un estudio diáfano sobre la situación actual de desigualdad de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad catalana y en especial en el mercado de trabajo, universidad y empresa, son la evidencia.

Mi hipótesis pretende demostrar que la desconexión de estas herramientas, infraestructuras, programas, redes y recursos, y la ausencia de una estrategia conjunta que las interconecte a todas, es una de las principales causas de las desigualdades en Catalunya. Asimismo, estoy planteando en estas letras que si sumáramos todo ese poder, ya mencionado, y lo focalizáramos en un mismo sentido, en una misión concreta, el efecto multiplicador sería de gran impacto.

 “Los asuntos de la política son demasiado serios para que se los dejemos a los políticos” Hanna Arendt

Creo que la desigualdad que padecemos las mujeres en Catalunya, no disminuirá mientras esperamos que “una entelequia” nos salve de las garras de una tozuda realidad, la situación actual en algunos casos, pobreza, en otras precariado y mayoritariamente, la desigualdad de oportunidades para acceder a los espacios de poder.

Si de verdad ambicionamos crear un liderazgo compartido 50 a 50 o llamémoslo, un liderazgo corresponsable entre todos y todas, primero tenemos que sumar nosotras, desde todas esas infraestructuras de poder femenino que ya existen. Establecer una estrategia conjunta, ponerla en marcha, ir analizando cómo evoluciona y no parar hasta alcanzar objetivos asumibles.

Las desigualdades que padecemos las mujeres no se solucionaran hasta que juntas co-creemos una estrategia de lobby y programas de impacto, conectados entre sí y sumando.

Creo que es compartió por varias autoras e ideólogas del feminismo que el poder femenino, aún no se ha manifestado en su dimensión total en el mundo global. Las marchas como “El Tren de la Libertad” o Women’s March, tan solo son la punta del Iceberg.

LA MULTIPLICACIÓN

“Comprender las cosas que nos rodean es la mejor preparación para comprender las cosas que hay más allá” Hipatía de Alejandría

Alguien debería hacer los números, lo que supone el voto directo del poder femenino en Catalunya.  ¿Cómo es posible que con tanto potencial femenino para la transformación social, estemos en una situación tan desigual? Ya sabemos por estudios de mercado que la mujer posee el 80% del poder en las decisiones de compra, pero por ejemplo, la banca no tiene definida una estrategia de “atención” atracción” para nosotras. Este dato nos ofrece una pista muy valiosa a la que no prestamos la adecuada atención.

Alguien debería tomar la iniciativa y alinear y conectar las Infraestructuras del poder femenino para crear una estrategia de impacto “multiplicador” al corazón de las desigualdades. Ya se ha demostrado que la desigualdad tiene rostro de mujer en Catalunya y muy probablemente, en el resto del mundo globalizado. Y a pesar de los grandes avances en investigación, tecnología o conocimientos, la desigualdad es un fenómeno global y no sólo no desaparece, sino que en algunas zonas del planeta va en aumento.

Alguien debería asumir el reto de comprender el ecosistema del poder femenino en Catalunya, tener la visión de su alcance y dimensión, y articular una acción revulsiva en dos direcciones:

  • En sentido simbólico:  el lenguaje nunca es inocente, siempre va cargado de intención. Y la comunicación es una herramienta muy potente, tal vez la que más necesitamos conquistar. Es del todo urgente construir una nueva narrativa que supere estereotipos, deconstruya el paradigma del género y las diferencias de sexo, y sea capaz de definir qué es ser persona en el siglo XXI, desde una perspectiva de equidad.
  • Y mediante una corriente de pensamiento que confluya en un objetivo común, para mí sería, comenzar por recuperar el concepto de equiparación, (combatir las diferentes brechas: contratos, salarios, pensiones, digital…) reajustar lo desigual, preservar los avances ya consolidados, y plantear una cultura de corresponsabilidad que organice nuestra sociedad en una nueva era de bienestar.

“Una nunca ve lo que se ha hecho, sino que ve lo que queda por hacer” Marie Curie

Cada día que pasa y no hacemos nada de forma conjunta para multiplicar el impacto y luchar contra las desigualdades que sufrimos mayoritariamente las mujeres, Catalunya pierde un talento que aportaría una mayor riqueza y sinergias para la mejora de todas las mujeres.

Corremos el riesgo de ser copartícipes de esta situación, por activa, con programas de escasa efectividad que no acaban de solucionar el gran problema estructural, porque no tienen la suficiente fuerza, ni están conectados entre sí en términos de objetivos, estrategias y  recursos comunes dirigidos en una misma dirección. O por pasiva, si tiramos la toalla y nos ubicamos en ese “no hay nada qué hacer”. Sí lo hay y mucho, pero no podemos ir dispersas, tenemos que concentrar las fuerzas y trabajar juntas en la consecución de objetivos compartidos.

Somos nosotras, las mujeres, en primera instancia, quienes tenemos que organizarnos. Es cierto, no negaré la realidad, este es un momento especial, altamente sensible en muchos sentidos, y no exento de complejas vicisitudes. Pero también contemplo una posibilidad, se abre una oportunidad frente al hartazgo, somos muchas las que vemos que esto no acaba de despegar, estamos mejor formadas, sabemos lo que no queremos y estoy convencida de que juntas seremos capaces de encontrar soluciones y hacer cambios transcendentales.

Esta es mi reflexión, estas son mis palabras, aquí escribo mi hipótesis. He aquí mi voluntad.

María Freiria

Experta en redes de mujeres y comunicación digital

@maria_freiria

Perfil en Linkedin